MASAJE CRANEAL: ¡El bienestar pasa por la cabeza!

Olvídate del masaje regular en los dedos de los pies antes de acostarte: la descompresión pasa por la cabeza, o más precisamente el cráneo, una nueva área a masajear para reconciliar el yin y el yang y, finalmente, recuperar el equilibrio.

El masaje craneal tiene un efecto relajante inmediato bien conocido por la medicina china que, más allá de sus virtudes relajantes, prescribe el masaje craneal en el tratamiento de diversas dolencias menores (migrañas, insomnio, estrés, exceso de trabajo, fatiga temporal, etc.). En efecto, partiendo del postulado de que cada dolor o síntoma es el reflejo de un desequilibrio energético global, trabaja en particular sobre varios puntos de acupuntura situados a nivel del cráneo y la cara, pero también el cuello, los hombros y la frente.

El 20% de la población adulta en España, incluido un tercio de las mujeres, sufre dolores de cabeza y migrañas. Para aliviarlos de forma natural y duradera, el masajista trabajará para estimular, en orden y gradualmente, los meridianos de la parte superior del cuerpo.




head-gce1e2ee93_1280

¿Cómo se realiza una sesión de masaje craneal?

En la práctica, tras iniciar la relajación muscular con ligeras presiones por todo el cuerpo, el tratamiento comienza con un masaje de manos y antebrazos en continuidad con los músculos trapecios. ¿La meta? Activar los puntos de acupuntura relacionados con la cabeza, el cuello y la cara. Según la medicina tradicional china, cada una de las manos tiene unos diez puntos que, al ser presionados, tienen poderosos efectos. Situado entre el pulgar y el índice, el punto «hegu«, por ejemplo, alivia los dolores de cabeza y otros dolores como la sinusitis. También el «hou”, situado en el dedo meñique, tiene una acción sobre la columna cervical y puede tratar la tortícolis o ciertos tipos de dolor de cabeza.

El profesional luego aborda el cuello, el área de todas las tensiones. Masajes, presiones y estiramientos suaves: el trabajo es lento y preciso sobre estos músculos que trabajan en exceso en el día a día (pantallas, posición sentada, etc.). Luego se practican gestos de acupresión a veces ligeros (toques), a veces profundos en el cráneo, el cuero cabelludo, la frente y las sienes, pero también la cara, en particular a nivel del arco de la ceja y el contorno de los ojos para reactivar el flujo sanguíneo. .

Los puntos para estimularte a bajar la presión

A falta de reproducir este protocolo profesional, un automasaje de diez minutos al final del día puede ayudar a reducir la presión y calmar la aparición de una migraña o fatiga ocular.

En la parte superior del cráneo, el Bai Hui: es la encrucijada de todos los meridianos del cuerpo. Puede ser masajeado durante unos minutos en el sentido de las agujas del reloj.

En el cuello, el Feng Fu: ubicado justo debajo del hueso del cráneo, al nivel del «hueco» en la parte superior del cuello.

En las sienes, el Taiyang: ubicado a un dedo de la punta externa de la ceja. Realiza rotaciones para liberar la presión.

Y si te da pereza, ¡Ven a probar con nosotros!




Hazte socio

Elije tu
Centro

Elije tu centro y compra tus packs y bonos para disfrutar de todas nuestras instalaciones en AquaBikeStudio